Metales pesados

De los 106 elementos conocidos por el hombre, 84 son metales, por lo que no es de extrañar que las posibilidades de  de contaminación metálica en el ambiente sean numerosas. Entre los metales pesados los más importantes en cuestión de salud son el mercurio, el plomo, el cadmio, el níquel, el zinc, el arsénico y el aluminio.

Los metales pesados están en los alimentos y provienen de diversas fuentes, las más importantes son: el suelo contaminado en el que se producen los alimentos para el hombre y los animales; los lodos residuales, los fertilizantes químicos y plaguicidas empleados en agricultura, el uso de materiales durante el ordeño, almacenamiento y transporte de la leche, así como la contaminación por metales pesados de los alimentos y el agua que ingieren los bovinos afectan la calidad de la leche. Las estelas químicas o Chemtrails fomentan también la absorción de dichas sustancias por parte de la tierra o el agua.

Mercurio:

images

Las fuentes principales del mercurio son las siguientes:

El  pescado (a causa de la contaminación de los mares);  los insecticidas (que contienen normalmente uno o dos  metales pesados, que se cuelan en la cadena alimentaria); el agua ‘potable’ (tenemos que suponer que todo el agua contiene tóxicos a menos que se haya comprobado mediante análisis lo contrario); algunos medicamentos (especialmente los que regulan la alta presión sanguínea y la vacuna contra el tétanos); y el aire contaminado por la industria y los coches (por la tecnología de combustión). Otra fuente de mercurio muy importante es el traspaso de la madre al feto a través de la placenta y al bebé a través de la leche materna por procesos hormonales. Mediante estos procesos la madre traspasa del 40 al 60% de su carga al niño.

Pero la cantidad más grande entra en nuestros cuerpos por los empastes de los dientes. La amalgama usada en éstos contiene normalmente un 50% de mercurio.

Aluminio:

Latas, bandejas, cazuelas, utensilios de cocina, papel y otros recipientes utilizan el aluminio como uno de los materiales para envasar o cocinar alimentos. El uso del aluminio en las cocinas, prohibido en algunos países.

descarga

En alimentos como los vegetales, está presente de forma natural, pero puede añadirse con aditivos a base de aluminio o por migración de envases y utensilios de cocina según un estudio de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

Puntuar tambíen que el uso de aluminio en el ámbito doméstico no se establece solo en la cocina, podemos encontrarlo, por ejemplo, en los desodorantes (Aquí una alternativa a estos).

Plomo:

Han sido varias las medidas adoptadas para regular los niveles de plomo en todo tipo de productos, pinturas, alimentos, gasolina, etc.

Los expertos indican que desde la década de los 70 se ha estado trabajando para reducir los niveles de plomo en todos los ámbitos. Pero la preocupación sobre la cantidad de plomo en los alimentos sigue vigente.

Se considera que la mayor exposición del plomo en los alimentos se realiza a través de la ingesta de verduras, cereales y agua del grifo.

images (1)

El Centro de Control y Prevención de    Enfermedades de EEUU ha emitido un informe en  el que advierte que unos 500.000      niños norteamericanos, con edades comprendidas  entre uno y cinco años, tienen unos niveles de plomo en sangre que superan la barrera de la toxicidad.

Una exposición que puede afectar gravemente al sistema inmunológico, causar retrasos en el desarrollo físico e intelectual y hasta provocar paros cardiorespiratorios.

Cadmio:

La ingesta de cadmio por los humanos tiene lugar mayormente a través de la comida. Los alimentos que son ricos en cadmio pueden, en gran medida, incrementar la concentración de cadmio en los seres humanos. Ejemplos de ello son patés, champiñones, mariscos, mejillones, cacao y algas secas.  efectos sobre la salud que pueden ser causados por el cadmio:

  • Diarreas, dolor de estómago y vómitos severos.
  • Fractura de huesos.
  • Fallos en la reproducción y posibilidad incluso de infertilidad.
  • Daño al sistema nervioso central.
  • Daño al sistema inmunológico.
  • Desórdenes psicológicos.
  • Posible daño en el ADN o desarrollo de cáncer.

Zinc:

La exposición a niveles altos de cinc ocurre al ingerir alimentos, tomar agua o respirar aire en el lugar de trabajo contaminados con zinc, los productos dietéticos suelen contener una gran cantidad.

Bajos niveles de zinc son necesarios para mantener buena salud pero la exposición a grandes cantidades puede ser perjudicial. El zinc puede causar calambres estomacales y anemia, y puede alterar los niveles de colesterol.

Arsénico:

Los alimentos agrícolas con aguas que presentan una concentración elevada en arsénico, provoca que se produzcan alimentos con altos índices de arsénico, algo lógicamente. Pero concretamente, los investigadores manifiestan que el contenido de arsénico es 35 veces mayor que en aquellos alimentos que no han sido regados con aguas con valores en arsénicos normales.

Este es un ejemplo de cómo los elementos químicos son incorporados a los alimentos producidos en la agricultura como pueden ser las patatas, el trigo, las remolachas, etc. El arsénico es un elemento químico esencial para la vida (dependiendo de su origen y dosis), su exceso o deficiencia provocan distintos problemas de salud.

A continuación una cura de desintoxicación de metales pesados a base de cilantro:

 

PESTO AL CILANTRO

Se ha demostrado que el cilantro puede disolver o disgregar los metales de nuestro cuerpo en un corto lapso de tiempo. La receta ¡ es excelente sobre pan tostado, patatas al horno y pastas. Dos cucharadas de café al día de este pesto durante tres semanas son suficientes para permitir eliminar de la sangre metales tóxicos como el mercurio, el plomo y el aluminio. Hagan esta cura durante alrededor de 3 semanas.

Pueden hacerla al menos una vez al año.

Ingredientes:

cilantro_diaporama_550• 4 dientes de ajo• 1/3 de taza de semillas de girasol

• 1/3 de taza de nuez de Brasil (selenio)

• 2 tazas de cilantro fresco, bien cargadas.

Pueden añadir hojas de perejil fresco para la vitamina C. Puesto que este pesto se conserva bien congelado es preferible conseguir cilantro fresco en temporada y llenar las reservas para todo el año.

• 2/3 de taza de aceite de lino (el lino cura la tos, el asma, el sarampión, el estreñimiento, las gastritis, el impétigo, los abscesos. Tiene propiedades emolientes, laxativas y antiinflamatorias).

• 4 cucharadas soperas de zumo de limón fresco (vitamina C)

• 2 cucharadas de café de miso japonés.

Poner el cilantro y el perejil en la batidora con el aceite de lino y batir hasta que el cilantro esté bien triturado. Añadir el ajo, las nueces de Brasil, las semillas de girasol, el miso y el zumo de limón. Mezclar hasta obtener una textura fina. Añadir miso o limón al gusto. Mezclar de nuevo. Llenar los recipientes y congelar.

Zumos para desintoxicar el organismo de metales pesados

Estos zumos son ricos en minerales y vitamina como B, C, K, betacaroteno, biotina, ácido fólico; calcio, cromo, hierro, magnesio, manganeso, fósforo, potasio; ácido málico; pectina, etc. y ayudan a eliminar los metales pesados

Receta 1:       

Ingredientes: 3 remolachas pequeñas, cortadas en trozos, 2 zanahorias grandes (con los extremos cortados y troceadas) y 2 manzanas.

Preparación: Licuar, con un poco de agua, los pedazos de remolacha, zanahoria y manzana por separado en la licuadora y luego mezclar los jugos resultantes. Tomar un vaso de este jugo cuando se requiera.

 

Receta 2:

Ingredientes: 1/2 col mediana (con las hojas separadas y el centro o corazón cortado en trozos), 3 zanahorias grandes (con los extremos cortados y troceadas) y 40 arándanos.

Preparación : Envolver los trozos del centro de la col y de zanahoria con una hoja de col y pasarlos por la  licuadora, alternándolos con unos cuantos arándanos.Tomar un vaso de este zumo cuando se considera necesario.

Receta 3:

Ingredientes : 2 tomates medianos picados,1 manzana roja picada con cáscara, 1 zanahoria mediana picada, el zumo de un limón y una naranja, 2 cucharadas de miel y agua (necesaria).

       

Preparación: Licuar los trocitos de los ingredientes junto con un poco de agua y mezclar con los jugos. Beber de inmediato cuando se requiera

Receta 4:

Ingredientes: 100 gr de rábanos rallados y 1 taza de zumo de zanahoria

Preparación: Licuar los ingredientes, colar y beber de inmediato. Tomar 1 vaso por la mañana, 1 vez a la semana.

Recomendaciones al elaborar estos jugos

Escoger remolachas duras, con la piel lisa y de color intenso; los tubérculos pequeños y medianos tienen un sabor más dulce que los grandes.

Usar, al trocear la remolacha, guantes de látex para evitar mancharse. Si se manchan los dedos o las uñas, lavar la zona afectada con una rodaja de limón, un agente blanqueante natural.

Eliminar la piel de la zanahorias, ya que diversos estudios han demostrado que ésta absorbe los pesticidas, de modo que se deben pelar siempre antes de licuarlas, a menos que sean orgánicas.

Guardar las manzanas en la nevera para conservar su textura crujiente aproximadamente durante un mes.

zumos-de-frutas-y-verduras

Fuentes:
www.pensamientoconsciente.com
www.gastronomiaycia.com
www.elconfidencial.com
www.alimentacion-sana.org
www.jugos-curativos.com
Anuncios

Publicado el 19 septiembre, 2013 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Estoy encantado de encontrar este blog. Quería daros las gracias por publicar esta obra maestra. Sin duda he disfrutando cada pedacito de ella. Os te tengo en la lista para ver más cosas nuevas de este blog .

  2. Parabéns pela postagem!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: